Recetas Ayurveda

Brotes y germinados: alimentos llenos de Prana

Se pueden brotar ó germinar cualquier semilla. Recomiendo, que en un principio, se utilicen aquellas semillas que son más fáciles de germinar, como el fenogreco , la alfalfa, las lentejas, el poroto mung y la quinoa).

Independientemente de la semilla a elegir, lo que primero debemos hacer es activar las mismas. Este proceso se realiza colocando las semillas en remojo durante la noche, previo a su enjuague y lavado.

Este Tiempo de activación va a depender del tipo de semilla, de la temperatura, entre otras variables, pero como recomendación, se aconseja poner en remojo durante 12 horas.

Luego de que las semillas estén activadas, se pasa al proceso de germinación. Para éste, se utilizará un frasco de vidrio con una tela de tul o una malla fina que servirá de tapa. Previo a colocar los brotes, los mismos se deben lavar, y se debe descartar el agua utilizada para activar las semillas.

Durante el primer día de germinación, el frasco no debe recibir luz, por lo que se recomienda tapar el frasco con algún repasador. Luego, los días siguientes, el frasco podrá ser expuesto a la luz, pero no de manera directa.

Todos los días se colocará agua en el frasco, luego se sacudirá el mismo y se remueve y escurre con el frasco invertido a 45 grados. Este proceso se debe realizar 2 veces al día en los meses de invierno, y 3 veces al día en los meses de verano.

Por lo general, el proceso de germinación lleva alrededor de 7 días (claro, uno lo puede continuar más tiempo si se desea). Conviene dejarlo expuesto al sol unas horas, previo a su consumo, ya que ésto ayuda a fijar más la clorofila.

Luego se deben colocar en heladera, ya que el frío detiene el proceso de germinación (exceptuando los brotes de lino que no se detienen con el frío).

©   Derechos reservados - Sitemap -  Pymesign diseño web